Camarón

Camarón

“Ricardo, el próximo guitarrita y palmas” le dijo Camarón a su productor, Ricardo Pachón, tras las críticas a La leyenda del tiempo de 1979. Los gitanos devolvían el disco (que vendió menos de seis mil copias) en las tiendas porque “no sonaba a Camarón”. Finalmente, el disco pasó a la historia como una de las obras más importantes del flamenco, el disco más revolucionario del género o el segundo mejor disco español del siglo XX según Rockdelux.